Community Spotlight - Dappur

febrero 26, 2021     Anuncios  

Dappur Community Spotlight

Aunque Rocket League solo ha formado parte del mundo de los videojuegos hace un poco más de cinco años, ya tiene jugadores profesionales que pertenecen a diferentes generaciones. No en el sentido de "Generación Z contra Milenials", más bien en el de que Rocket League Esports agrupa a jugadores nuevos más jóvenes y a los que han estado ahí desde el principio. Los últimos han estado aquí durante años y son un grupo de jugadores que han visto ir y venir a diferentes equipos y metas. Dappur es uno de ellos. 

Dappur tiene 21 años y se llama Chris Mendoza fuera de Rocket League. Ha sido parte de más de una decena de equipos diferentes y del mundo de Rocket League Esports desde el 2015. Se acercó al juego en el momento de su lanzamiento y, durante estos años, nunca lo ha soltado. 

Competidor en desarrollo

Antes de meterse de lleno en los videojuegos, Dappur ya era un competidor. Desde chico se sintió motivado por los deportes tradicionales como el básquet, el atletismo y el "flag football" (una variante del fútbol americano). Luego, su mamá le compró un GameCube con Mario Kart: Double Dash y, en ese momento, nació su talento natural con los controles. Double Dash no era un juego en línea, así que Dappur se dedicaba a vencer a los bots de la CPU. 

"Jugaba a la serie Grand Prix, pero tenía que terminar en el primer puesto", recuerda Dappur. "No quería solo conseguir la mayor cantidad de puntos. Quería terminar primero en todas las carreras. Si no lo lograba, salía y volvía a empezar. No toleraba perder". 

La progresión natural de cualquier competidor con un GameCube lleva a Super Smash Bros. Melee. Fue el primer juego en el que él y sus compañeros de escuela se volvieron competitivos. Dappur comenzó su escalada en sus círculos de amigos en reuniones sociales que organizaban los padres de sus amigos. Cuando se volvió demasiado bueno para sus amigos, comenzó a enfrentarse a los hermanos mayores, que eran más habilidosos. 

"Mi mejor amigo tenía un hermano mayor que era muy bueno. Me llevó un tiempo, pero terminé siendo mejor que él", dice Dappur. "Luego, otro amigo tenía tres hermanos mayores. Todos eran mejores que nosotros, por lo que quise volverme tan bueno como ellos. Pasábamos mucho tiempo juntos jugando solo Melee. Era muy divertido".

Melee fue la primera dosis de esports de Dappur. A medida que continuaba superando a sus amigos, comenzaron a interesarse en el ambiente competitivo y se volvieron fanáticos de campeones como Mew2king y Mango. Luego, Dappur puso sus habilidades a prueba en un torneo local. Un conocido jugador de Melee, Westballz, le hizo ver que, a pesar de ser muy talentoso, todavía no había sido puesto a prueba fuera de su círculo.

"Mis amigos y yo fuimos a un torneo local en Los Ángeles, y tuve que enfrentarme a Westballz. Me destrozó totalmente", relata Dappur entre risas. "Me demostró lo grande que era la brecha entre sus habilidades y las mías. Él hacía todas estas pequeñas cosas que yo ni siquiera sabía que se podían hacer. En ese momento entendí lo increíbles que son los jugadores profesionales en comparación con las personas que juegan solo por diversión". 

La paliza fue una experiencia de aprendizaje para su futuro como competidor. 


Dappur 2 Community Spotlight

Un pionero de Rocket League Esports

En lugar de concentrarse en Melee, Dappur pasó a otros juegos a medida que fue creciendo. Compitió en torneos del juego original de Call of Duty: Black Ops y, eventualmente, llegó a la escena JcJ de Destiny, donde jugó contra algunas de las figuras más importantes de la comunidad.  

"Destiny contaba con una comunidad pequeña pero competitiva de JcJ en ese momento", explica Dappur. "Jugaba con Triplewreck y Datto, que fueron unas de las primeras personas en completar la incursión de la Cámara de Cristal. Yo no era parte de ese grupo, pero estaba en el equipo JcJ de ese clan. El clan tenía servidores TeamSpeak donde nos reuníamos todas las semanas, y Datto mostró a todo el servidor este juego nuevo llamado Rocket League". 

Algunos comenzaron a jugarlo en su tiempo libre, pero Dappur quedó enganchado de inmediato. En tan solo un par de meses, abandonó Destiny por completo y se concentró en Rocket League. No se puso como objetivo convertirse en profesional. Dice que es algo que se dio solo. 

"Mi grupo de Destiny jugó durante un tiempo, pero yo me volví muy bueno muy rápidamente y ya no querían jugar conmigo", explica Dappur. "Me esforzaba para escalar las tablas de clasificación. Todo era nuevo y pensé que me volvería mejor más rápidamente si me concentraba en los duelos 1v1. Eso me funcionó. De repente, estaba llegando al top 100".

Se suponía que Dappur competiría en la primera temporada de la Rocket League Championship Series (RLCS) en el 2016, pero sus compañeros no verificaron sus correos electrónicos a tiempo. Esos dos jugadores quedaron descalificados y Dappur se quedó sin equipo. Se tomó ese tiempo para participar en torneos más chicos, en los que le fue muy bien. 

Dappur se empezó a hacer conocido en el mundo competitivo de Rocket League mientras continuaba con sus estudios en la secundaria. Cuando empezó a ganar dinero por sus habilidades, empezó a dedicarle más tiempo a eso que a sus estudios. 

"Cuando empecé la secundaria, tenía tres clases avanzadas cada semestre", recuerda Dappur. "Luego, pasé a cursar solo una y, cuando salió Rocket League, las dejé todas. No sabía lo que quería hacer después de la secundaria, así que aposté por Rocket League durante un tiempo. Ahora que soy mayor y miro hacia atrás, pienso que tal vez debería haberme esforzado un poco más en la escuela, pero resultó bastante bien", expresa entre risas.

Mientras se hacía conocido entre los fans de Rocket League, había una persona muy cercana a él que no tenía idea de lo bueno que era: su mamá, Abigail. Dappur escondía su éxito por completo en casa. Eso fue así hasta que calificó para participar en la tercera temporada del campeonato mundial de la RLCS en Los Ángeles, como miembro de Selfless Gaming. 

"Le dije a mi mamá que había llegado al campeonato mundial", explica. "Era el mismo fin de semana que mi graduación de la secundaria. Entonces, tuve que ir desde la graduación directamente hasta la sede del evento. Recuerdo que mi mamá me acompañó. Entramos a la sede del evento y en los primeros 30 segundos alguien me pidió un autógrafo y una foto conmigo. Mi mamá estaba tan confundida. Recuerdo que me preguntó: '¿Acaso eres famoso?'. Luego vio a toda esa gente y se convenció de inmediato. Nunca me volvió a cuestionar nada. Me apoyó mucho después de eso".

A pesar de la decepción de haber terminado en las posiciones 9 y 10 de la tercera temporada del campeonato mundial, Dappur siguió entrenando y compitiendo en los niveles más altos de Rocket League. Consiguió victorias en eventos reconocidos como el primer X Games Rocket League Invitational, el Rocket League Universal Open de 2v2 en NBC y varios torneos mensuales. A pesar de sus momentos en lo más alto, Dappur admite que su carrera ha tenido sus altibajos. El principal obstáculo llegó en la quinta temporada de la RLCS, cuando su equipo, Counter Logic Gaming, quedó relegado a la Rival Series. 

"Se suponía que jugaría en la Rival Series con un nuevo tercer integrante, pero mi compañero Mijo decidió ser suplente para otro equipo", explica Dappur. "Tuvimos que deshacer el equipo después de eso. La única opción que me quedó fue ser suplente. Esa fue la única vez que dejé de competir. Seguía jugando de todas formas. Todavía me encantaba jugar. Entonces empecé a transmitir más contenido en vivo y a competir menos".

Varios de los mejores jugadores se fueron y otros nuevos llegaron, pero Dappur siempre logró mantenerse en los escalones más altos del esport. Se redimió cuando volvió en la novena temporada de la RLCS y la RLCS X para los Susquehanna Soniqs. Jugó para más de una decena de equipos diferentes a lo largo de su tiempo en Rocket League, pero dice que ese fue su favorito. 

"Hicimos realidad el sueño de los esports: convivíamos como equipo en una casa y jugábamos juntos. Fue la experiencia completa. Tuvo mucha buena onda".

Hoy en día, Dappur es suplente del Kansas City Pioneers.

"Aprendí muchas lecciones de vida compitiendo. Todavía me divierto y disfruto, incluso cuando soy suplente o cuando entreno a otros jugadores. No es exactamente lo que esperaba, pero es algo que disfruto. No me arrepiento de haber llegado a donde llegué. A veces lo doy por sentado, pero mirando hacia atrás, todavía lo disfruto".

Dappur sigue viviendo en Los Ángeles y compite y transmite en vivo frecuentemente a través de Twitch. Sus pasiones siguen siendo Rocket League, los videojuegos en general y, por supuesto, competir. Como ha jugado de forma competitiva en Rocket League en los niveles más altos desde el 2015, tiene algunos consejos para quienes quieren seguir sus pasos. 

"No se concentren en un juego que no aman. No la pasarán nada bien. Si les gusta el juego y les gusta mejorar, entonces todo se desarrollará naturalmente, siempre y cuando se esfuercen. Asegúrense de esforzarse. He visto a muchos jugadores talentosos que no alcanzaron su potencial solo porque no le dedicaron el tiempo necesario. El esfuerzo le gana al talento cuando el talento no se esfuerza". 

Pueden seguir a Dappur en su canal de Twitch, desde el que transmite en vivo frecuentemente.