Community Spotlight: Turtle

enero 31, 2022    

Isaac App with Rogue

Si has estado viendo la Rocket League Championship Series (RLCS) desde sus inicios, conocerás a Turtle, exjugador profesional y ahora respetado comentarista de la liga. Este joven de 21 años, más conocido por su nombre real (Isaac App), encajó a la perfección en el equipo de comentaristas cuando, en 2018, decidió aparcar para siempre el Octane en el garaje para ponerse los cascos. La profundidad de sus conocimientos como antiguo jugador profesional, sumada a la energía que siempre transmite, le otorgan un conjunto de talentos único. Además, sus habilidades con el micro parecen algo natural. Sin embargo, entre un cambio a la escolarización doméstica para centrarse en Rocket League y una retirada temprana para convertirse en comentarista y empezar una carrera musical en paralelo, el viaje de Isaac ha sido de todo menos natural. 

Isaac se sintió atraído por los videojuegos desde muy pequeño. Fue su abuela quien le compró su primera consola, una Game Boy Advance SP que encendió las llamas de esta primera pasión. Posteriormente, este chico de Phoenix acabaría pasando de la consola portátil a los juegos de PC con un poco de ayuda de YouTube. Isaac dice que, en aquella época, YouTube fue para él como la tele por cable. En esta plataforma, descubrió varios creadores y juegos, incluido su primer título competitivo, Team Fortress 2 (TF2). Con 11 años, ya competía como aficionado con compañeros de equipo que le doblaban la edad. 

"No me acuerdo de cómo acabé jugando con ellos, pero esa fue mi primera experiencia con los e-sports", recuerda. "Me apunté y empezamos a participar en torneos públicos de poca monta. No lo hacíamos mal. Yo me lo tomaba muy en serio para esa edad, pero la verdad es que perdíamos la mayoría de las veces [se ríe]".

Durante el colegio y el comienzo del instituto, se pasó tres años jugando a TF2 de manera constante. Después de eso, empezó a jugar a otros títulos, como Counter Strike: Global Offensive, pero nunca llegó al mismo nivel competitivo. Isaac seguía probando otras actividades y aficiones mientras intentaba encontrar su pasión. Una de ellas fue el fútbol, hasta que una lesión le impidió seguir practicando este deporte. 

"Me había criado jugando al fútbol, así que estaba dedicado a él en cuerpo y alma", nos explica. "Durante el instituto, me presenté a las pruebas para entrar en el equipo. Era mi gran objetivo en aquel momento, pero acabé desarrollando un problema en el cartílago de crecimiento del tobillo que me impedía caminar bien. No pude practicar ningún deporte durante un año o dos. Fue más o menos entonces cuando descubrí Rocket League, que me vino como anillo al dedo. Me moría de ganas de jugar al fútbol y Rocket League era mi alternativa. Era, básicamente, fútbol digital".

Isaac se sumergió de lleno en una rutina basada en Rocket League, en la que jugaba y practicaba durante horas entre las clases y el tiempo que dedicaba a los deberes en casa. Jamás pensó que la competición profesional podía ser una carrera viable para él hasta que el destino lo colocó frente a una de las leyendas de Rocket League: SadJunior. 

SadJunior era uno de los mejores jugadores profesionales de Esports. En 2015, jugaba para equipos como Cosmic Aftershock y iBUYPOWER junto a veteranos como Jacob y Fireburner, y posteriormente se uniría a gigantes como NRG o Kings of Urban, entre otros muchos. En aquel momento, nuestro protagonista no sabía quién era SadJunior, pero el resto de personas que iban a presenciar el partido estaban muy bien informadas. 

Isaac App and Fiancé Alejandra

"Me acuerdo perfectamente porque fue uno de los momentos cumbre de mi carrera en Rocket League", afirma. "No sabía quién puñetas era SadJunior, pero mis compañeros de equipo de entonces estaban alucinando [se ríe]. Perdimos un partido muy reñido, pero luego lo busqué en Google y encontré su canal de Twitch. Vi que estaba retransmitiendo y me quedé flipado. Para mí, fue increíble descubrir la cantidad de gente que seguía a alguien que, al parecer, era uno de los mejores. ¡Lo mejor es que había estado a punto de ganarle en un partido clasificatorio! La verdad es que presentamos batalla, lo que significaba que, al menos, jugábamos decentemente. Me hice amigo de los compañeros que me habían tocado en aquel partido y, como nos había ido tan bien contra SadJunior, decidimos empezar a jugar de forma competitiva. Aquella fue la chispa que lo empezó todo".

Durante el año siguiente, Isaac siguió trabajando duro con los mismos compañeros que había conocido en aquel partido para mejorar su habilidad. De hecho, su duro trabajo no cayó en saco roto porque rindió muy bien en la ESL y hasta logró clasificarse para la RLCS junto a Garrett "GarrettG" Gordon y Jaysent "Jayyyrah" Urra. Tras demostrar su valía y empezar a obtener ingresos gracias a sus habilidades en el campo, se vio en una encrucijada. Sabía que no podría compaginar la competición de alto nivel con las obligaciones del instituto, así que decidió optar por la escolarización doméstica. 

"La verdad es que estaba casi siempre solo en casa, leyendo y estudiando las materias. Tenía más tiempo que nunca para hacer lo que quisiera. Ganaba un dinero razonable con Rocket League y pensaba que tenía más sentido dedicarme a entrenar y a mejorar que a hacer los deberes. Además, era bastante antisocial y no tenía amigos. No tenía sentido ir al instituto si luego no me iba a relacionar con nadie".

A lo largo de los dos años siguientes, Isaac recorrió todo el sistema competitivo de la RLCS, donde jugó para un puñado de equipos distintos con suerte dispar. Seguía trabajando con seriedad, pero su interés empezaba a gravitar hacia una nueva pasión que estaba comenzando a florecer en su interior: la composición musical. De hecho, en la actualidad, compone y produce sus propios temas de hiphop. Su amor por la música había nacido mientras estaba encerrado en casa, practicando y mejorando en Rocket League.

"Siempre me había encantado la música, pero, al pasar tanto tiempo solo, echaba en falta el contacto humano", recuerda. "Empecé a escuchar otras cosas y fue así como entré en contacto con el rap y el hiphop. Por pura casualidad, tropecé con J. Cole y Logic, que me abrieron los ojos al hiphop clásico. Eso me hizo sentir menos solo y empecé a experimentar el deseo de componer mis propios temas. Ahí nació mi inspiración".

Aprendió a hilvanar ritmos en el mismo sitio donde había descubierto Team Fortress 2 a los once años: en YouTube. Comenzó a estudiar tutoriales, a recopilar software y a componer temas con regularidad. Con Rocket League como profesión, el hiphop se convirtió en su nueva afición. Con el paso del tiempo, la importancia de esta afición fue en aumento y, a la vez, la pasión por competir en Rocket League se fue apagando. A los 18 años, Isaac decidió aparcar su profesión. 

"Me faltaba motivación para competir y sabía que así nunca podría hacer frente a los nuevos jugadores que estaban apareciendo", nos cuenta. "Tenía la certeza de que, aunque siguiera echándole horas, no estaría a la altura de algunos de los que conocía, como mi compi Chicago o el mismo Scrub Killa. Sinceramente, creía que no tenía tanto talento como ellos. Eran jóvenes y ambiciosos. La verdad es que estaban a otro nivel".

Tras aparcar Rocket League para siempre (o, al menos, eso pensaba él), Isaac comenzó la tarea de labrarse una carrera en el mundo de la música durante su primer semestre universitario. Sin embargo, en ese momento, se le presentó una nueva oportunidad relacionada con Rocket League Esports. Solo que, esta vez, no era como jugador, sino como comentarista. 

Isaac's Dogs Appa and Zuko

"Recibí un mensaje de correo electrónico de la RLCS en el que me pedían que colaborase con ellos como comentarista durante una única semana. La verdad es que no tuve ni que pensármelo", asegura Isaac. "Aquello lo cambió todo. Al principio, creí que estaría en la mesa de analistas. Había visto a otros jugadores retirados que lo hacían y no me parecía muy difícil. Como jugador profesional, posees un conocimiento profundo del juego, lo que te permite ejercer de analista sin problemas. Sin embargo, me pidieron que hiciera de comentarista, que era algo para lo que no estaba preparado. Me puse nerviosísimo. Sabía que iba a ser una de las cosas más difíciles que había hecho en mi vida".

A pesar de no tener ninguna experiencia como comentarista, más allá de haberles puesto la voz a algunos de sus primeros vídeos de YouTube, este introvertido confeso decidió aceptar el reto. Aunque creía haber acabado para siempre con Rocket League, la oferta era una oportunidad que, desde el punto de vista financiero, no podía dejar pasar. El mismo Isaac reconoce que era un alumno de primer curso de universidad que no tenía un centavo en el bolsillo, que acababa de comprarse un coche que no se podía permitir y que se gastaba el resto del dinero en libros para las clases. La decisión estaba clara: tocaba aprender a ejercer de comentarista en una semana. 

Tras aprovisionarse de vídeos de Rocket League Esports, comenzó a estudiar a algunos de sus comentaristas preferidos del momento, como FindableCarpet o Shogun. Se dedicó a escuchar sus retransmisiones a todas horas y en todas partes: mientras entrenaba, cuando hacía los deberes… Las enérgicas voces de los comentaristas de la vertiente competitiva de Rocket League se convirtieron en la banda sonora de su vida. Entonces, llegó el fin de semana y a Isaac le tocó vivir su primera experiencia como comentarista junto a JamesBot. 

"Estaba muerto de miedo", confiesa. "Ese primer fin de semana, el silencio me parecía aterrador. Es en esos momentos cuando te asalta la ansiedad. Creía que tenía la responsabilidad de rellenar todos los momentos en los que nadie decía nada durante el partido. Cuando se producían esos silencios, no sabía cómo gestionarlos. Me sentía como un científico que tuviera que descomponer un elemento químico e ir explicando con todo lujo de detalles cada cosita que fuera viendo. En realidad, no era para tanto. Con el tiempo, aprendí que podía pasármelo bien cuando nadie decía nada".

A lo largo de aquel primer día, y gracias a los expertos consejos de otros comentaristas y del personal de Rocket League Esports, Isaac fue encontrando su ritmo. 

"Toda la ansiedad que llevaba dentro se convirtió en entusiasmo", nos cuenta. "Era como estar con un amigo viendo un partido de Rocket League, que era un juego que ya me flipaba de por sí. Mi trabajo era explicársela y emocionarme con las mejores jugadas. Para mí, era la combinación perfecta. Mi primer día como comentarista encendió una chispa en mi interior; experimenté la misma sensación que durante el primer partido clasificatorio que había jugado contra SadJunior. Me encantó ser comentarista y compartir la experiencia de Rocket League con los espectadores".

[[pull_quote_2]]

Lo que iba a ser una aparición puntual se convirtió en un modo de vida. Isaac se acuerda de haberle mencionado a Murty "Scheist" Shah, de Rocket League Esports, que le había encantado ejercer de comentarista y que le gustaría hacerlo más a menudo. La semana siguiente, lo llamaron para que participara en más eventos y, a partir de ahí, acabó por incorporarse a la plantilla habitual de comentaristas de la RLCS. 

Ahora que había asentado los cimientos de una carrera profesional, Isaac tenía más tiempo para dedicarse a su pasión: la música. Dejó la universidad poco después de recibir más trabajo como comentarista de Rocket League y, en la actualidad, vive en Phoenix con su prometida Alejandra y sus dos perros. De lunes a viernes, se dedica al hiphop y a preparar las retransmisiones de la RLCS para los fines de semana. Aunque Rocket League es su primer amor y el trabajo que le paga las facturas, Isaac se ve dedicándose a la música en un futuro. Según él, no cree que vaya a abandonarla nunca. 

"Ha habido meses en los que no he compuesto nada de nada y han sido algunos de los peores de mi vida. A estas alturas, necesito componer para sentirme feliz. Como ya he dicho, no soy una persona muy sociable, así que la música llena ese vacío en mi vida. Si tuviera que dejar de escribir canciones, sentiría que he perdido una parte muy importante de mí mismo".

Isaac rodó su primer videoclip para su sencillo "DREAMS" en noviembre del año pasado y su biblioteca de canciones de Spotify no para de crecer. Sus temas "Fixation" y "Funds" ya rondan el millón de reproducciones. Su siguiente meta es salir de su zona de confort y ofrecer un concierto en vivo, pero su objetivo principal es compartir su música con una gran audiencia. 

"Tengo muchas ambiciones con respecto a mi música. Mi sueño es convertirme en un artista de éxito. Quiero hacerme famoso y tener una plataforma en la que expresar lo que pienso y lo que siento. Quiero hacerme famoso y tener una plataforma en la que expresar lo que pienso y lo que siento. Así podré ayudar a otras personas que estén viviendo momentos chungos, como el hiphop me ayudó a mí cuando lo descubrí."

Puedes escuchar a Isaac "Turtle" App en las retransmisiones de la RLCS en Twitch y en YouTube durante toda la temporada. Y ¡no te olvides de echarle un ojo a su música en Spotify