Community Spotlight - Dappur

febrero 26, 2021     Anuncios  

Dappur Community Spotlight

Aunque Rocket League solo ha formado parte del panorama de los videojuegos desde hace poco más de cinco años, entre sus jugadores profesionales ya hay gente de diferentes generaciones. No nos referimos a generaciones como "generación Z contra milenials", sino a que en Rocket League Esports hay tanto jóvenes recién llegados como de la vieja escuela. Estos últimos llevan en el campo de juego años y son un grupo de jugadores que ha visto a muchos equipos y metas ir y venir. Dappur es uno de ellos. 

Dappur, un chaval de 21 años cuyo nombre es Chris Mendoza fuera del mundo de Rocket League, ha formado parte de más de una docena de equipos diferentes del ecosistema de Rocket League Esports desde 2015. Probó el juego por primera vez cuando salió a la venta y desde entonces nunca ha dejado de jugar. 

Un competidor en ciernes

Incluso antes de meterse en el mundo de los videojuegos, a Dappur ya le gustaba competir. Desde pequeño practicaba muchos deportes tradicionales, como baloncesto, atletismo y fútbol bandera. Luego, descubrió su don para los mandos cuando su madre le compró una GameCube con Mario Kart: Double Dash. Double Dash no era un juego en línea, así que Dappur se centró en derrotar a los jugadores controlados por el propio juego. 

"Competía en los Grand Prix, pero tenía que quedar en primer lugar", recuerda Dappur. "No quería ser simplemente el que tuviese más puntos. Tenía que acabar primero en todas las carreras. Si no lo hacía, salía de la partida y volvía a empezar. No soportaba perder". 

Y, como cualquier competidor con una GameCube, al final acabó jugando a Super Smash Bros. Melee. Fue el primer juego que él y sus compañeros de clase se tomaron de manera competitiva. Dappur empezó a destacar entre su círculo de amigos en quedadas organizadas por los padres de estos. Cuando se volvió imbatible entre sus amigos, se centró en derrotar a sus hermanos mayores, aún mejores que él. 

"Mi mejor amigo tenía un hermano mayor que jugaba muy bien. Tardé un poco, pero al final también acabé derrotándolo", comenta Dappur. "Otro amigo tenía tres hermanos mayores. Todos eran mejores que nosotros, así que yo quería llegar a su nivel. Quedábamos todo el tiempo y nos dedicábamos a jugar a Melee. Nos lo pasábamos genial".

Melee fue el primer contacto de Dappur con los Esports. A medida que iba ganando puestos entre sus amigos, empezaron a seguir la escena competitiva y se hicieron fans de grandes campeones como Mew2king y Mango. Luego, Dappur puso sus habilidades a prueba en un torneo local. Tras un encuentro con Westballz, un conocido jugador de Melee, descubrió que no era más que un pez grande en un estanque pequeño.

"Mis amigos y yo fuimos a un torneo local en Los Ángeles y me enfrenté a Westballz. Me reventó", dice Dappur entre risas. "Ahí descubrí la diferencia que había entre nuestras habilidades. Hizo un montón de virguerías que no sabía ni que se podían hacer. En ese momento me di cuenta de lo buenos que eran los profesionales en comparación con las personas normales que simplemente nos dedicábamos a jugar". 

Esa paliza fue una gran lección para su futuro como competidor. 


Dappur 2 Community Spotlight

Un pionero de Rocket League Esports

En lugar de centrarse en Melee, con los años, Dappur se fue pasando a otros juegos. Participó en torneos del Call of Duty: Black Ops original y con el tiempo se fue metiendo de lleno en la escena JcJ de Destiny hasta llegar a jugar con algunos de los nombres más conocidos de la comunidad.  

"Por aquel entonces, la escena JcJ de Destiny era pequeña, pero muy competitiva", explica Dappur. "Yo jugaba con Triplewreck y Datto, que fueron de las primeras personas en completar la incursión Cámara de Cristal. No formaba parte de ese grupo de incursiones, pero sí que estaba en el equipo JcJ del clan. Teníamos servidores de TeamSpeak donde celebrábamos reuniones semanales, y Datto le enseñó a todo el servidor un juego nuevo llamado Rocket League". 

Algunos de los jugadores del clan empezaron a jugar en su tiempo libre, pero Dappur se enganchó desde el primer momento. Solo tardó un par de meses en dejar Destiny y centrarse completamente en Rocket League. No tenía la intención de volverse un jugador profesional. Dice que fue algo que sucedió de manera natural. 

"Mi grupo de Destiny jugó un poco, pero yo me volví muy bueno en muy poco tiempo y dejaron de querer jugar conmigo", cuenta Dappur. "Mi objetivo eran las clasificaciones. Todo era nuevo para mí, y pensaba que mejoraría más rápido si me centraba en los duelos individuales. A mí me funcionó. De repente, estaba entre los 100 mejores".

Se suponía que Dappur iba a competir en la primera temporada de la Rocket League Championship Series (RLCS) en 2016, pero sus compañeros no verificaron su correo electrónico a tiempo. Así, esos dos jugadores quedaron descalificados y Dappur se quedó sin equipo. Aprovechó el tiempo extra para participar en torneos más pequeños, donde consiguió muy buenos resultados. 

Dappur se estaba labrando un nombre en la escena competitiva de Rocket League mientras lo intentaba compatibilizar con las clases en el instituto. Como sus habilidades en el campo de juego empezaron a darle beneficios económicos, se centró más en eso que en sus estudios. 

"Cuando entré en el instituto tenía tres clases intensivas cada semestre", recuerda Dappur. Luego pasó a ser una, y cuando salió Rocket League, dejé a un lado las clases intensivas. No sabía qué quería hacer después del instituto, así que se me ocurrió probar suerte con Rocket League durante un tiempo. Pensándolo ahora que soy mayor, igual debería haber estudiado más, pero al final —comenta entre risas— no me ha ido tan mal".

Mientras se empezaba a hacer conocido entre los fans de Rocket League, había alguien de su entorno que no sabía lo bueno que era en el juego: su madre, Abigail. En su casa, Dappur mantuvo su éxito en secreto. Pero entonces se clasificó para la temporada 3 del Campeonato Mundial de la RLCS, en Los Ángeles, como miembro de Selfless Gaming. 

"Le dije a mi madre que había llegado al Campeonato Mundial", dice Dappur. "Se iba a celebrar el mismo fin de semana que mi graduación, así que tuve que asistir a la ceremonia y luego ir directamente a un sitio con red de área local. Recuerdo que mi madre vino conmigo. A los 30 segundos de entrar en el recinto donde se celebraba el campeonato, alguien me pidió una foto y un autógrafo. Mi madre no entendía nada. Recuerdo que me preguntó si era famoso. Luego vio el público y lo entendió todo. No me lo ha vuelto a preguntar. Desde entonces me ha apoyado mucho".

Pese a acabar en un decepcionante 9.º-10.º puesto en la temporada 3 del Campeonato Mundial, Dappur siguió entrenando y compitiendo al más alto nivel en Rocket League. Consiguió terminar en los primeros puestos de eventos tan importantes como el primer X Games Rocket League Invitational, el Rocket League Universal Open de 2 contra 2 de la NBC y varios torneos mensuales. Aunque los éxitos han sido muy destacables, Dappur admite que su carrera ha tenido altibajos. El bache más profundo llegó con la temporada 5 de la RLCS, cuando su equipo, el Counter Logic Gaming, descendió a la Rival Series. 

"Se suponía que iba a competir en la Rival Series con otro jugador, pero (mi compañero) Mijo decidió irse de suplente a otro equipo", explica Dappur. Nos tuvimos que separar después de eso y no me quedó más remedio que hacer de suplente. Esa es la única vez que dejé de competir, aunque seguía jugando. Todavía disfrutaba mucho jugando, así que empecé a hacer más transmisiones y a competir menos".

Dappur ha visto a jugadores de gran nivel irse y a jugadores nuevos llegar, pero él ha conseguido mantenerse en el escalafón superior de los Esports. Volvió a competir con los Susquehanna Soniqs cuando llegó la temporada 9 de la RLCS y la RLCS X. Aunque ha jugado en más de doce equipos diferentes a lo largo de su carrera en Rocket League, ese fue su preferido. 

"Habíamos cumplido el sueño de los Esports: todos los miembros del equipo vivíamos en la misma casa y jugábamos juntos. Disfrutamos de la experiencia al completo. Y el ambiente era muy bueno".

Actualmente, Dappur es suplente de los Kansas City Pioneers.

"He aprendido un montón de lecciones vitales al competir. Todavía me divierto y disfruto mucho, aunque sea suplente o haga de entrenador. No es lo que tenía en mente, pero me lo paso bien. No me arrepiento de haber seguido este camino. A veces lo doy por sentado, pero, cuando pienso en ello, me doy cuenta de que lo disfruto mucho".

Dappur aún vive en Los Ángeles, donde compite y transmite de manera regular en Twitch. Sigue siendo un apasionado de Rocket League, de los videojuegos en general y, cómo no, de competir. Como alguien que lleva jugando al más alto nivel competitivo de Rocket League desde 2015, tiene un consejo para todos los que quieran seguir sus pasos. 

"No os centréis en un juego que no os guste de verdad. Lo pasaréis fatal. Si os gusta el juego y os gusta mejorar, todo lo demás irá rodado, siempre y cuando os esforcéis. Aseguraos de que dais lo mejor de vosotros mismos. He visto a muchos jugadores con talento no alcanzar todo su potencial por no dedicarle las horas suficientes. Es más importante esforzarse que tener talento, sobre todo si el talento no se entrena". 

Puedes seguir a Dappur en su canal de Twitch, donde hace transmisiones de manera habitual.